Guy Delisle, redefiniendo los libros de viajes (Parte 2)

Ayer hablaba de Shenzhen Pyongyang (Parte 1), las dos primeras obras de este género escritas por el autor del Quebec Guy Delisle. Hoy hablaré de los dos álbumes más recientes: Crónicas birmanas (2007) y Crónicas de Jerusalén (2011). La principal novedad respecto a los dos anteriores es el cambio en las motivaciones para viajar. Guy Delisle se traslada a Birmania y posteriormente a Jerusalén siguiendo a su mujer, que trabaja para Médicos sin Fronteras. La vida familiar pasa a ser central en ambos libros, ya que Delisle aprovecha estos viajes para ser amo de casa, cuidar de sus hijos y tomar notas para escribir.

Portada del álbum, editado por Astiberri

Crónicas birmanas nos lleva a Myanmar, la antigua Birmania. Es un país del sudeste asiático que es conocido por el régimen militar que lo dirige. Myanmar sufre una de las dictaduras más terribles del mundo con persecuciones políticas, religiosas, “campos de reeducación” para los disidentes y con una situación económica muy precaria para la mayoría de la población. Guy Delisle nos muestra su vida cotidiana, en la que destacan momentos tan curiosos como la búsqueda de una guardería para Louis o la odisea de ir al supermercado.

La disidente birmana Aung San Suu Kyi, ganadora del Premio Nobel de la Paz en 1991 tiene un papel central en el relato. Tras estar 15 años retenida en su casa, bajo arresto domiciliario, Aung San Suu Kyi se convirtió en un símbolo de la lucha contra la dictadura militar. Delisle nos enseña la seguridad en torno a su casa o la manipulación de la prensa oficial – la única permitida -.

La opositora Birmana Aung San Suu Kyi

Otro de los aspectos que hacen muy interesante esta obra es que nos permite ver el trabajo de Médicos sin Fronteras prácticamente desde dentro. Delisle narra las dificultades que se encuentran los cooperantes en Myanmar, incluso con la prohibición por parte del gobierno de entrar en determinadas zonas del país. Las medicinas son muy difíciles de conseguir y estos trabajadores intentan superar de la mejor manera posible todas estas trabas.

Crónicas de Jerusalén se sitúa en uno de los lugares más complejos del mundo. Ciudad Santa para las tres grandes religiones monoteístas, ciudad en disputa entre Israel y Palestina, ciudad dividida; Guy Delisle hace un retrato muy interesante de este histórico emplazamiento. El traslado a Jerusalén se produce también para seguir a Nadége – su esposa – en su trabajo en Médicos sin Fronteras.

En esta ocasión Guy Delisle ya cuenta con dos hijos: Louis y Alice, y por tanto sus tareas como padre se multiplican. Ello no le impide descubrir esta fascinante ciudad con lugares históricos, religiosos y turísticos. Son especialmente interesantes las explicaciones sobre las numerosas divisiones religiosas de la ciudad y los inconvenientes que esto provoca.

Las iglesias cristianas presentes en Jerusalén

Guy Delisle también nos ofrece su particular visión sobre el conflicto árabe-israelí, ya que visita lugares esenciales para comprenderlo: Hebrón, el Muro, la frontera con Gaza o la explanada de las Mezquitas. La militarización de la sociedad y el odio entre buena parte de ambas comunidades esta presente en el relato. Delisle dibuja las dificultades que encuentra a causa de la obsesión por la seguridad del ejército israelí.

Las continuas dificultades para llevar a cabo su trabajo son parte esencial de la obra.

La extensión del álbum permite al autor adentrarse en detalles que suelen estar alejados del gran público. Muchos aspectos cotidianos que no aparecen en los informativos y en el gran relato del conflicto configuran la vida de los habitantes de esta región. Delisle nos muestra estos elementos y hace un gran y entretenido retrato de la vida de Jerusalén.

Me gustaría concluir esta breve reseña de la obra de Guy Delisle con una pequeña reflexión: Guy Delisle nos ofrece su particular visión de estos lugares con la modestia del que está de visita. A diferencia de otros profesionales, especialmente los periodistas, que están sujetos a la inmediatez de los medios de comunicación, Delisle tiene tiempo para crear un relato elaborado, pero no pretende presentarnos La Verdad, sino tan solo su verdad, la realidad que se encuentra en cada momento.

Quienes se animen a leer cualquiera de estos cómics: Shenzhen, Pyongyang, Crónicas birmanas Crónicas de Jerusalén, que no esperen un tratado de alta política ni detalles sensacionalistas. Guy Delisle crea un libro de viajes muy personal, sin más aspiración que mostrarnos su vida cotidiana en estos lugares.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s