Panenka. El buen periodismo deportivo es posible

En los últimos tiempos hemos asistido al nacimiento y consolidación de un pseudoperiodismo deportivo de trinchera. Los forofos han obtenido acceso a los principales medios, y un nuevo género, la tertulia de opinión se ha convertido en hegemónico. Este tipo de periodismo, basado en el griterío y la falta de argumentos ha alejado a muchos aficionados de la prensa deportiva. Los periódicos, las radios y las televisiones – con honrosas excepciones – no tratan de informar ni de buscar la objetividad.

Como pasa con la información política, en que cada medio defiende una línea editorial a capa y espada, llegando en ocasiones a la mentira burda y la manipulación; en el ámbito deportivo existen dos bandos claramente diferenciados: medios que apoyan al Real Madrid y medios que apoyan al Fútbol Club Barcelona. Este es un fenómeno que no existe en los países de nuestro entorno, donde los medios de comunicación deportivos dan información general al aficionado interesado en el deporte, y no información para los hinchas de un único club. Todos sabemos qué esperar si leemos el As, el Marca, el Sport o el Mundo Deportivo. Todos sabemos qué nos van a decir Roncero, Carazo, Miguel Serrano o Jordi Martí.

Tomás Roncero y José Luis Carazo, dos de los exponentes más conocidos del periodismo deportivo de trinchera.

Por suerte, no todo el periodismo deportivo español padece la enfermedad del forofismo. Grandes plumas como Santiago Segurola, José Samano y la redacción de deportes de El País o Julio Maldonado “Maldini” han intentado alejarse del maniqueísmo dominante, y por ello han sido acusados en ocasiones de madridistas, antimadridistas, barcelonistas y antibarcelonistas, simultáneamente, por el lector forofo mayoritario. El intento de encontrar la objetividad, que no es lo mismo que la equidistancia, no ha sido comprendido por la gran masa de seguidores de uno y otro equipo.

Además de estos grandes nombres, periodistas de una nueva hornada están intentando hacer viable un periodismo deportivo alejado de los colores y las banderas de los clubes mayoritarios. El mejor ejemplo lo representa la colección de grandes talentos que participan en la revista Panenka. Gente como Áxel Torres, Aitor Lagunas, César Sánchez, Roger Xuriach o Toni Padilla con la colaboración de peridistas extranjeros como Joao Vaz, Sid Lowe o Jorge Názar crearon hace poco más de un año un producto fantástico, una revista que colmaba las aspiraciones de los lectores deseosos de leer buen periodismo sobre el deporte rey.

Portada del primer número de la revista, con el gran Antonin Panenka.

El manifiesto de la revista (http://www.panenka.org/manifiesto) detalla sus principios fundacionales, entre los que destacan dos ideas que rompen con el resto de la prensa deportiva patria: la actualidad y los resultados no son importantes; y el fútbol es visto como una parte importante de nuestra cultura, y por tanto, las vertientes social e histórica del balompié son fundamentales. El principal objetivo de sus creadores no es hacerse millonarios, ya que la audiencia de una publicación como esta es bastante limitada. Simplemente intentan – y en mi opinión, consiguen – dignificar su profesión y contar historias que en un periódico de masas no tendrían cabida.

El nombre de la revista ya muestra su intención. Antonin Panenka, jugador checoslovaco de los años 70, es mundialmente conocido por tirar un penalti de manera revolucionaria: picado, muy suave, por el centro de la portería. Aquel penalti supuso la victoria de su selección en la Eurocopa de Yugoslavia de 1976, frente a la poderosa Alemania Occidental que venía de ganar un Mundial y una Eurocopa consecutivamente. La mayoría de la gente no conoce este dato (fue el penalti ganador), pero en cambio todo niño que ha jugado a fútbol ha intentado tirar un penalti de esta extravagante manera. Panenka fue un inventor, fue alguien que se alejó de la tradición y que tuvo éxito; y esta es la metáfora de la revista: fomenta un nuevo tipo de periodismo, inventa, pero no pierde la efectividad.

El que quiera leer sobre fútbol, el que quiera conocer historias curiosas, el que quiera descubrir grandes futbolistas semidesconocidos, el que quiera viajar al fútbol de lugares exóticos o el que quiera entrevistas alejadas de los tópicos debe leer Panenka. A quien le interese la parte social del fútbol, a aquellos que busquen buena literatura sobre el deporte, quien quiera encontrar el fútbol que se encuentra más allá del terreno de juego le hace falta Panenka.

Panenka, el fúbol que se lee.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s