Los surcos de la Historia

El jueves 15 de mayo asistí a la VII Jornada “El cómic como herramienta pedagógica”, organizada por Ficomic y el Departament d’Ensenyament de la Generalitat de Catalunya en el marco del 32º Salón del Cómic de Barcelona. La jornada consistió en tres ponencias: “Los surcos de la Historia” a cargo de Paco Roca; Barcelona 1706-1714. Dietario de un tendero. Recursos didácticos para trabajar en el aula por Oriol García Quera y Anna Grau; y El álbum ilustrado de Mònica Badia, M. Teresa Verdaguer y Carme Pardo.

Pese a que las tres fueron interesantes, me centraré en lo expuesto por Paco Roca, autor entre otras obras de Arrugas, El invierno del dibujante y de la galardonada como mejor obra de autor español en el Salón, Los surcos del azar. El autor valenciano finalizó su ponencia diciendo que para él el cómic es su manera de comprender las cosas y creo que esta frase es una buena forma de iniciar el repaso a sus palabras.

Como la mayoría de aficionados al cómic, Paco Roca se trasladó a su infancia para recordar sus primeras lecturas. Con clásicos como Astérix aprendió muchas cosas sobre la época romana. Pero fue con Tintín con quién descubrió nuevos lugares y su deseo de “vivir aventuras”. Aún hoy, cuando el autor valenciano emprende un viaje a algún país lejano busca en las historias del reportero belga por si Hergé lo hizo viajar hasta allí. En algunas de las historietas de Paco Roca para El País Semanal se observa claramente esta influencia.

Astérix y Tintín

Después de los grandes clásicos, Paco Roca citó a otros autores y otras obras con las que también había aprendido mucho: el periodismo en viñetas de Joe Sacco (también presente en el Salón de Barcelona); la saga de Corto Maltés, de Hugo Pratt, que relatan con gran acierto el inicio del siglo XX en algunos de los lugares  más inhóspitos del planeta; Persépolis, de Marjane Satrapi, que narra la convulsa historia de Irán desde el punto de vista de una adolescente; Operación Muertede Shigeru Mizuki, en que el autor nos traslada al ejército japonés y su crudeza durante la Segunda Guerra Mundial; y por último, Paracuellos, de Carlos Giménez (reseñada anteriormente en el blog), en que el autor rememora sus vivencias en un Hogar de Auxilio Social durante la Posguerra.

Palestina, de Joe Sacco

Palestina, de Joe Sacco.

Después de esta serie de recomendaciones, Paco Roca empezó a hablar de su obra, centrándose especialmente en el proceso de documentación. Para él, lo más importante es que las historias que relata le interesen de verdad, ya que su promedio de trabajo es de dos años por obra, y dedicar tanto tiempo a algo que no te apasione debe de ser una experiencia muy negativa. En el caso de Arrugas, su obra sobre la gente mayor y el Alzheimer, obtuvo mucha información de la observación directa de sus padres y de las experiencias que le contaban algunos de sus amigos. Las visitas a residencias de ancianos fueron frecuentes, y algunos de los personajes de la novela gráfica están directamente inspirados por gente con la que se encontró.

Personajes de Arrugas inspirados directamente en la realidad

Personajes de Arrugas inspirados directamente en la realidad.

A continuación, el autor valenciano nos habló del proceso de creación de El invierno del dibujante, su particular homenaje a toda una era de la historieta española. La época de la Editorial Bruguera y como cuatro de sus dibujantes más importantes trataron de establecerse por su cuenta. La idealización de la vida del dibujante, desarrollada también en su muy divertida Memorias de un hombre en pijamaes uno de los temas centrales del cómic. El contraste entre la idea que tiene sobre este tema el público general con la realidad es enorme, como demostraban algunas de las imágenes que mostró a los asistentes. Algunas mostraban las oficinas de Bruguera, más parecidas a la cadena de montaje de una fábrica que a un despacho creativo.

Además del mundo de la historieta, también era protagonista de la obra la Barcelona de los años 50. Para representarla lo más fidedignamente posible, Paco Roca se sirvió de diversos recursos: las fotografías de Català Roca; las películas de la época y los primeros programas de televisión. Gracias a estas fuentes y a la observación directa de la ciudad, en la que aún quedan vestigios de las décadas de los 50 y 60, el autor valenciano fue capaz de recrear este periodo concreto de la historia de la ciudad.

El histórico edificio de la Editorial Bruguera, ya desaparecido

El histórico edificio de la Editorial Bruguera, ya desaparecido.

Después de comentar el curioso proceso de creación de la portada de El invierno del dibujante y de mostrar varias fotografías de él disfrazado con ropa que simulaba esa época, para observar el efecto en el dibujo; Paco Roca pasó a hablar de su obra más reciente y eje central de la ponencia: Los surcos del azar.

Lo primero que comentó el dibujante fue que esta historia, la de La Nueve, le interesó porque era un episodio muy desconocido. En su contexto educativo, la Historia que se explicaba estaba muy influenciada por los casi 40 años de Franquismo, y por tanto, había algunos temas de los que no se hablaba: el exilio republicano, la alianza con Hitler y Mussolini o la represión de la posguerra. La historia de La Nueve, de los exiliados republicanos que tuvieron un papel tan importante en la Segunda Guerra Mundial, es una de esas historias ocultas que tanto interesan al autor valenciano.

La salida de los últimos exiliados desde el puerto de Alicante, un barco carbonero inglés que es el único que accede a llevárselos, el papel del capitán Dickson… Todos estos elementos, presentes en el inicio de la novela gráfica, tienen un gran poder narrativo. Atraen nuestra atención y hacen que queramos saber más. Así se sintió Paco Roca cuando empezó a conocer detalles de esos últimos días de la República. La historia del Stanbrook (el carbonero inglés), la del medio millón de exiliados republicanos, y especialmente la de los exiliados que llegaron al norte de África, a Orán, de los que se sabe muy poco.

El carbonero inglés que salvó a 3.000 personas en Alicante al final de la Guerra Civil.

El carbonero inglés que salvó a 3.000 personas en Alicante al final de la Guerra Civil.

Uno de los surcos del azar, que dan título al cómic, hizo que los refugiados españoles, que huían del fascismo llegaran a las colonias francesas del Norte de África y se convirtieran en prisioneros de la colaboracionista Francia de Vichy. Los condenaron a trabajos forzados en el proyecto del ferrocarril Transahariano (Documental: Cautivos en la arena) que tenía que unir el Mediterráneo con Níger a través del desierto. Pero el azar no se quedó ahí, y tenía reservado otro giro en la vida de estos héroes. La creación del ejército de la Francia Libre, dio a los derrotados de la guerra civil otra oportunidad para luchar contra el fascismo.

Los exiliados republicanos trabajando en el Transahariano.

Los exiliados republicanos trabajando en el Transahariano.

Los republicanos españoles eran luchadores veteranos y rápidamente consiguieron buena fama dentro del ejército de De Gaulle y De Clerc. Éste último fue el artífice de la creación de La Nueve, la compañía formada mayoritariamente por republicanos españoles. Se embarcaron en la invasión de Europa, siempre con la esperanza de acabar liberando a España del yugo franquista. La Nueve tuvo un papel protagonista en la liberación de París, hecho que quedó inmortalizado, gracias a otro de los surcos del azar, en la portada del diario Libération, que incluyó la foto del republicano Amado Granell como si fuera el capitán Dronne.

El valenciano Amado Granell en la portada del diario Libération tras la liberación de París.

El valenciano Amado Granell (primero por la derecha) en la portada del diario Libération tras la liberación de París.

Según Paco Roca, con el que estoy totalmente de acuerdo, los surcos de la Historia fueron muy crueles con estos héroes. Liberaron París de los nazis, llegaron al Nido del Águila, el refugio de Hitler en los Alpes; pero quedaron olvidados por la Historia. Mientras Europa era liberada del fascismo, España vivió 36 años de dictadura franquista; mientras los exiliados republicanos seguían luchando por la Francia Libre, Charles de Gaulle daba un discurso en que afirmaba “que Francia sola y por ella misma se había liberado del nazismo” (discurso en inglés), sin siquiera nombrar a una parte tan importante de su ejército. Después llegaría una decepción aún mayor, cuando los aliados no intentaron liberar a España del fascismo. Hasta el año 2004 los republicanos españoles que ayudaron a liberar Francia no tuvieron un reconocimiento oficial por parte de las autoridades francesas. En España ese reconocimiento no ha llegado, pero Paco Roca con Los surcos del azar les ha rendido un gran homenaje.

Placa de homenaje del Ayuntamiento de París a los miembros de La Nueve.

Placa de homenaje del Ayuntamiento de París a los miembros de La Nueve, en el 2004.

Anuncis

Cómic e Historia. El siglo XX (II)

Hoy me voy a centrar en único suceso histórico: la Segunda Guerra Mundial. El conflicto bélico de mayor magnitud de la Historia ha sido parte integrante de innumerables representaciones artísticas: películas, música, arte y literatura, y obviamente, el Noveno Arte no se ha quedado atrás. Ante la dificultad de hacer un análisis exhaustivo, expondré las que para mí son las obras más representativas. Es una selección totalmente personal, y abierta a cambios y nuevas propuestas, así que os agradezco de antemano si queréis ayudarme a completar esta selección a través de los comentarios o de mi cuenta de twitter (@histocult). Vamos allá.

  • LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Maus, de Art Spiegelman. (Planeta) También disponible en catalán.

Seguramente Maus sea el cómic de temática histórica más conocido. Ganó el premio Pulitzer en 1992 (primera y última vez para un cómic) y desde entonces se ha convertido en una obra de culto. Spiegelman nos explica las vivencias de su padre – Vladek Spiegelman -, un superviviente del holocausto. Mediante el uso de flashbacks, el autor nos traslada de Nueva York a la Polonia de los años 30 y posteriormente a Auschwitz, donde su padre estuvo encerrado. Uno de los elementos que hace de Maus una obra tan especial es el uso de animales, a modo de fábula, para representar a los diferentes pueblos: los judíos son ratones, los soldados alemanes son gatos o los americanos son perros. Creo que que esta obra debería ser lectura obligatoria en 4º de ESO, ya que no se me ocurre una mejor manera de acercar a los adolescentes a la barbarie de la Segunda Guerra Mundial y el holocausto.

Los recuerdos de Vladek Spiegelman sirven para reconstruir el holocausto.

Los recuerdos de Vladek Spiegelman sirven para reconstruir el holocausto.

Érase una vez en Franciade F. Nury y S. Vallée. (Norma Editorial)

Volumen 1: Incluye las historias El imperio del señor JosephEl vuelo negro de los cuervos.

Volumen 2: Incluye las historias Honor y policía ¡A las armas, ciudadanos!

Volumen 3: Aún no se ha publicado en España.

Esta trilogía (en Francia está publicada en 6 tomos), de la que sólo están disponibles en castellano las 2 primeras entregas, es una obra de ficción histórica. Está basada en la vida Joseph Janovici, un judío de origen rumano, que llegó a dominar el comercio del metal en la Francia ocupada. La trama, llena de intriga y suspense, nos muestra la vida en la Europa dominada por los nazis, y cómo este personaje fue capaz de trepar en una sociedad tan dura. La ambigüedad moral del personaje pone en cuestión algunas de nuestras creencias, y a la vez que nos entretiene, Érase una vez en Francia también nos hará reflexionar. Muy recomendable.

El protagonista, Joseph Janovici, ¿héroe o colaboracionista?

El protagonista, Joseph Janovici, ¿héroe o colaboracionista?

– Adolfde Osamu Tezuka (Planeta)

El manga también tiene mucho que decir en el género de la ficción histórica. Osuma Tezuka, uno de los más grandes dibujantes japoneses, creó una obra fantástica con Adolf. Este cómic abarca desde los años 30 en Alemania y en Japón, hasta principios de los años 80, en que la acción se traslada al conflicto entre Israel y Palestina; aunque el episodio central es la Segunda Guerra Mundial. Adolf es el nombre de los 3 personajes principales: Adolf Kamil, un niño judío que vive en Japón y que sufre el racismo de la sociedad japonesa; Adolf Kauffman, el hijo de un jerarca nazi y una mujer japonesa, amigo de Adolf Kamil; y, por último, Adolf Hitler. La supuesta ascendencia judía de Hitler es uno de los ejes de la obra, y la trama – bastante compleja -, está muy conseguida. Creo que esta obra es muy interesante, especialmente por dos motivos: es manga, y por tanto, para la mayor parte de nuestros alumnos, Adolf es visualmente muy reconocible; y porque Tezuka nos relata también la guerra en Oriente, no sólo en Europa, con la ocupación japonesa de China como elemento principal.

Adolf Hitler es uno de los protagonistas de esta obra.

Adolf Hitler es uno de los protagonistas de esta obra.

Auschwitzde P. Crocci. (Norma Editorial)

El objetivo de Pascal Crocci con esta obra era sensibilizar a las nuevas generaciones del deber del ejercicio de la memoria. En mi opinión, lo consigue claramente. El cómic está basado en los testimonios de supervivientes de Asuchwitz-Birkenau, y a diferencia de Maus, en esta ocasión Crocci apuesta por un dibujo realista, que es sencillamente es espectacular y transmite la crudeza de los hechos. Un matrimonio, que vive en la antigua Yugoslavia, rememora muchos años después sus traumáticas experiencias en el campo de concentración. Un pasado que marca a los supervivientes.

El dibujo refleja perfectamente la crudeza del campo de concentración.

El dibujo refleja perfectamente la crudeza del campo de concentración.

– La prórrogade Jean-Pierre Gibrat (Norma Editorial)

La vida cotidiana de un pueblecito francés durante la Segunda Guerra Mundia vista por un soldado al que han dado por muerto y que ha desertado. Una mirada diferente, desde una perspectiva generalmente olvidada en el gran relato de la Historia. Por sus páginas aparecen colaboracionistas, miembros de la resistencia y soldados alemanes, que cambian completamente el decorado del pueblo. Es un cómic más suave que los anteriores, con historia de amor incluida. Creo que es una buena opción, especialmente para observar como se vivía en un lugar alejado de los grandes acontecimientos durante la ocupación alemana.

La dura vida cotidiana durante la Segunda Guerra Mundial.

La dura vida cotidiana durante la Segunda Guerra Mundial.

La búsqueda, de E. Heuvel, R. van der Rol y L. Schippers. (Estrella Polar, Planeta) También disponible en catalán con el título La Recerca.

Esta obra es una muestra de lo avanzado que está el uso del cómic en el entorno educativo en otros países. Está editado originalmente por la Casa de Anna Frank, en Amsterdam, de manera que es un relato muy bien documentado. En Holanda y en algunas zonas de Alemania es una lectura obligatoria para el alumnado entre los 13 y los 16 años, ya que forma parte del plan de estudios de muchas escuelas. El objetivo inicial era acercar la realidad del Holocausto a los lectores jóvenes, así que historiadores, docentes y alumnos colaboraron con los autores para hacer una obra rigurosa, atractiva y útil en las clases (para más información: aquí). El argumento se basa en los recuerdos de Esther, una Anna Frank desconocida, que con la ayuda de su nieto va redescubriendo su pasado. Anteriormente los mismos autores habían publicado otro cómic, El descubrimiento, que trata de la persecución que sufrieron los judíos en Europa entre los años 1933 y 1940. Visto el éxito de estas dos obras, la Casa de Anna Frank encargó la realización de un nuevo cómic a Sid Jacobson y Ernie Colón que ha sido publicado en 2013: Anna Frank. La biografía gráfica.

El dibujo de línea clara nos remite a Hergé.

El dibujo de línea clara nos remite a Hergé.

– Hiroshima. Hadashi no Gen, de Keiji Nakazawa. (Otakuland Manga Clásico)

Hiroshima (7 volúmenes) es otra aproximación a la historia de la Segunda Guerra Mundial desde el manga, pero esta vez no vemos los acontecimientos desde el inicio del conflicto. Keiji Nakazawa nos sitúa al final de la guerra, cuando el ejército americano lanza la bomba atómica sobre la ciudad de Hiroshima. Gen, el niño protagonista de la historia, ve morir a su padre y a su hermano a causa de la deflagración, y el relato se centra en las dificultades que sufren él y su madre para sobrevivir, y en las consecuencias de la guerra para Japón. Es muy interesante para hacer énfasis en el horror que suponen todas las guerras y en las dificultades de la población para superarlas.

El lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki finalizó el conflicto, pero con un coste altísimo.

El lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki finalizó el conflicto, pero con un coste altísimo.

Como decía al principio, existe una gran cantidad de cómics relacionados con la Segunda Guerra Mundial. Ante la imposibilidad de introducirlos todos, os dejo aquí los enlaces a otras obras interesantes por si son de vuestro interés:

– Más allá de las nubes, de R. Hugault y R. Hautiere. (Norma Editorial)

– La guerra de Alande Emmanuel Guibert (Ponent Món)

Ww2.2. La otra guerra mundial, de E. Henninot, H. Boivin, M. Toledano, V. Cara (Dibujantes) y D. Chauvel, J. Robledo, M. Gabella (Guionistas). Es ucronía, no historia. (Diábolo Ediciones)

Diario de Guerra, de Hugo Pratt. (Panini Cómics)

También existen granden sagas clásicas que han tratado en algunos de sus números este conflicto:

– Hazañas Bélicasde Boixcar. Y las actuales Nuevas hazañas bélicas, de Hernán Migoya. (Glénat-Editores de Tebeos)

– Ernie Pike, de Hugo Pratt y H.G. Oesterheld. (Norma Editorial)

Terry y los piratas, de Milton Caniff. (Norma Editorial, Planeta)

Soy consciente que faltan muchas obras interesantes, asumo que mis conocimientos son muy limitados, pero creo que es una buena selección para poder trabajar la Segunda Guerra Mundial a través del cómic. Quería agradecer a @setzejutges, @mrosa_bay, @lmejino y @arnaucunties sus propuestas, y espero ir ampliando poco a poco este catálogo.

El llarg camí del sufragi femení

Dimecres 19 de setembre es complien 119 anys de l’obtenció del dret a vot de les dones a Nova Zelanda, el primer estat on aquest dret va ser reconegut. Per tal de commemorar aquesta fita, en el següent article analitzaré el recorregut històric del sufragi femení al llarg del segle XX, fent especial èmfasi en la situació d’aquells països considerats desenvolupats on les dones més van trigar en veure reconeguda la igualtat política.

Les dones havien començat a lluitar per aconseguir els seus drets polítics molt abans del 1893. Ja al segle XVIII, autores com Mary Wollstonecraft a Anglaterra amb la seva Vindicació dels drets de la dona (1792) o Olympe de Gouges en el context de la França revolucionària amb la Declaració dels drets de la dona i la ciutadana (1791), ja havien demanat la igualtat política amb els homes. Amb les seves obres tractaven de refutar els arguments dels autors que argumentaven que les dones no estaven preparades per participar a la vida pública.

Mary Wollstonecraft i la Vindicació dels drets de la dona.

La visió tradicional del paper de la dona, generalment influenciada per la religió, era la d’una dona dedicada a la vida privada. Criar i educar els nens i nenes, tenir cura de les tasques de la llar i ser complaent amb el seu marit eren les seves principals funcions. En el cas de les dones de classe alta, en ocasions també tenien accés a la cultura. Fora de l’àmbit domèstic la dona no tenia ni veu ni vot.

La sufragista francesa Olympe de Gouges.

Aquesta situació va començar a canviar amb el desenvolupament de la Il·lustració i posteriorment de les idees impulsades pels revolucionaris francesos. En aquesta nova etapa, que volia trencar amb els valors més tradicionals de l’Antic Règim, es va començar a parlar dels drets humans – referint-se als dels homes – per primera vegada. Era difícil d’argumentar que els homes havien d’emancipar-se i obtenir la llibertat i la sobirania política; i simultàniament negar aquests drets a la meitat de la població: a totes les dones. Tot i així, aquesta evident contradicció no va fer canviar la situació de les dones, encara que va permetre que alguns autors i especialment algunes autores comencessin a lluitar pels seus drets.

A finals del segle XIX, després d’un segle des de l’inici de la lluita de Mary Wollstonecraft, Olympe de Gouges i moltes d’altres, Nova Zelanda va ser el primer estat on es va reconèixer el dret a vot per a la seva població femenina. Va ser un gran avenç, però la igualtat no era total encara, ja que les dones no podien presentar-se a les eleccions per ser escollides per a càrrecs polítics. El 1902 el sufragi femení es va aprovar a Austràlia, el 1906 a Finlàndia i el 1913 a Noruega.

La incorporació al món laboral va suposar un canvi important.

La situació de la dona va canviar amb l’esclat de la Primera Guerra Mundial. La incorporació de bona part dels traballadors dels països industrialitzats als respectius exèrcits, va fer que moltes dones comencessin a treballar a les fàbriques per tal de contribuir a l’economia de guerra nacional. El seu paper en la rereguarda va ser fonamental durant el conflicte: tenint cura dels ferits com a infermeres, com a treballadores a les fàbriques d’armament i municions, en la indústria tèxtil i en altres àmbits estratègics. Les dones europees havien aconseguit la igualtat econòmica, i per tant, el següent pas era aconseguir la igualtat política. Els governs que havien demanat la seva col·laboració a l’economia de guerra, en molts casos no s’hi van poder negar.

Durant el període d’entreguerres (1919-1939) la població femenina de molts països va aconseguir el dret a vot: als nous estats europeus sorgits després de la guerra – Polònia, Irlanda o Hongria – o als països on el sistema polític va canviar – l’Alemanya de Weimar, Segona República Espanyola o Àustria-. Als Estats Units les dones van poder votar el 1920, i a la majoria de països desenvolupats el vot femení era una realitat en començar la Segona Guerra Mundial. Tot i així, encara existien algunes vergonyoses excepcions com França o Suïssa.

En el cas d’Espanya, les dones van poder votar per primera vegada a les eleccions del 1933. És coneguda la disputa entre les dues úniques diputades del primer parlament republicà: Clara Campoamor, del Partido Radical, que defensava el sufragi femení; i Victòria Kent, d’Izquierda Republicana, que hi estava en contra, perquè pensava que les dones espanyoles encara no estaven preparades per participar en la vida política. És destacable que les dones podien ser escollides com a diputades, però no podien votar. I encara avui es discuteix si el fet que les dones votessin va influir decisivament en els resultats electorals favorables a les dretes.

Les primeres diputades de la Segona República.

La situació de la Primera Guerra Mundial es va tornar a repetir a la Segona, de manera que el paper de la dona va tornar a ser essencial per a l’esforç bèlic. Després de la guerra, les dones van poder votar per fi a França. A la resta d’Europa, després del final de les dictadures feixista d’Itàlia i nacionalsocialista d’Alemanya, homes i dones van poder votar de nou. A Portugal i Espanya, on les dictadures van sobreviure fins els 70 ni homes ni dones van poder exercir el dret a vot. A l’esfera soviètica, on la democràcia va ser eliminada, els ciutadans i ciutadanes no van votar realment fins els anys 90, tot i que formalment ho feien des dels anys 20.

Amb la descolonització van sorgir un gran nombre d’estats independents en què, en la majoria dels casos, les dones van poder votar des del moment de la independència. A països com la Índia, la democràcia més poblada del món, les dones van poder votar l’any 1947; a la majoria de nous estats africans el vot femení es va aprovar a les noves constitucions. Les excepcions van ser alguns dels països amb règims islamistes més durs com el Emirats Àrabs, Qatar o l’Aràbia Saudita, on fins a èpoques molt recents, ja en el segle XXI les dones no han obtingut drets polítics.

Dones suïsses lluitant pel sufragi femení als 60.

Per últim, m’agradaria destacar el cas de Suïssa, on les dones no van obtenir el dret a vot fins el 1971. El sistema polític del petit estat europeu, en què moltes decisions es prenen per mitjà de referèndum va retardar la igualtat política de la població femenina fins aquesta data. El 1958 el parlament suís va aprovar el sufragi femení, però el 1959 els homes suïssos, per mitjà d’un referèndum no van aprovar aquest canvi legislatiu. Les dones van iniciar una gran campanya per reivindicar els seus drets, fins que finalment el 1971 van aconseguir definitivament la igualtat política.

Les dones han hagut de lluitar al llarg de la Història per a aconseguir els seus drets. Els homes sempre hem intentat dificultar l’arribada a l’objectiu final: la igualtat real. El llarg camí cap al sufragi és un bon exemple d’aquesta lluita que encara, per desgràcia, no ha acabat.

Band of brothers, una joya de HBO

Segunda Guerra Mundial, Tom Hanks, Steven Spielberg y un presupuesto de 120 millones de dólares. Suena muy bien, pero lo que hace de Band of Brothers una obra maestra es HBO. La productora americana nos tiene acostumbrados a un nivel altísimo: The Wire, Los Soprano, Deadwood, Roma…y con Band of Brothers lo hizo de nuevo.

Band of Brothers – traducida como Hermanos de Sangre – es una miniserie de diez capítulos producida por Home Box Office en 2001. Está basada en el libro Band of Brothers de Stephen Ambrose. La serie nos narra las andanzas de la Compañía Easy, una unidad de paracaidistas del ejército americano, durante la Segunda Guerra Mundial. Desde su entrenamiento en Camp Toccoa hasta la invasión de Alemania, pasando por el Desembarco de Normandía, la serie nos traslada al interior del conflicto.

El hilo conductor de los diez capítulos son las aventuras y especialmente las desventuras de un pequeño grupo de soldados y sus oficiales. La construcción de los personajes está muy conseguida, ya que a lo largo de la historia vemos que son realmente humanos, no son héroes vacíos con una actitud y una moral impecables. Se equivocan, cometen actos brutales, y por tanto, nos muestran la deshumanización que domina una guerra. Es un relato agridulce, en que las miserias del ser humano son una constante. Aunque esto no impide que en Band of Brothers aparezcan personajes auténticamente memorables como Richard Winters, un gran líder y un gran compañero, o el Sargento Lipton.

La Compañía Easy

La miniserie de HBO es muy interesante desde el punto de vista histórico, ya que la ambientación, el vestuario o el armamento están muy cuidados. Es muy recomendable ver el Making Off de la serie para poder valorar su verosimilitud histórica. Los productores se hicieron con un asesor militar de la U.S. Army con tal de mantener la fidelidad a las acciones bélicas concretas.

En lo referente a la narración del relato, Band of Brothers es una serie muy innovadora. No hay un protagonista individual, ya que el protagonista es grupal: los hombres de la Compañía Easy. Este hecho permite que cada capítulo otorgue más importancia a un personaje diferente, de manera que observamos la acción desde diferentes perspectivas: un oficial o un soldado o incluso el médico de la compañía. Esta visión, por tanto, es más compleja y más rica, hecho que nos acerca más a la realidad del ejército americano durante la Segunda Guerra Mundial.

Uno de los elementos más importantes de Band of Brothers es la presencia, al inicio de cada capítulo, de los veteranos de guerra en los que está basada la historia. Los supervivientes de la guerra nos sitúan en la Europa de los años 40, recordando anécdotas o explicando sus sentimientos ante algunos hechos concretos. Los nombres de los personajes son los reales, así que la narración es aún más real si cabe.

El actor Frank John Hughes y el auténtico Bill Guarnere.

El making off muestra de manera muy emotiva, el encuentro entre los veteranos de guerra y los actores que los representan en pantalla, con motivo del estreno de la serie en Normandía en el 2001.

La serie se convierte, por tanto, en un gran medio de difusión de la Historia Contemporánea. La veracidad histórica, aunque ésta no sea del 100%; la emoción y la acción presentes en Band of Brothers, convierten a esta miniserie en una de las mejores obras audiovisuales del género bélico. Aquellos que quieran ver de cerca como fue la Segunda Guerra Mundial y a la vez disfrutar de unas horas de entretenimiento deben ver esta serie, una joya de HBO.